Puente Románico

Es comúnmente llamado ‘puente viejo’. No se sabe bien la época en la que se construyó el primer puente alzado en este lugar por los romanos, necesario para el tránsito de las calzadas. Pero es seguro que debido a tantas guerras y ataques sufridos tuvo que ser reconstruido en el siglo XII, adoptando así su actual estilo románico.

Aun así, el puente ha seguido cambiando desde entonces, pero todavía se puede reconocer en su forma la arquitectura romana, con sus ocho arcos desiguales y sus anchas pilas de sillares almohadillados. El puente es alomado con una cuesta de subida y bajada, conocida como «lomo de asno». Hasta el siglo XIX tuvo en su centro una torre defensiva, pero ésta fue destruida junto con toda la parte central en la Guerra de la Independencia por las tropas napoleónicas. Diez años más tarde el puente fue reconstruido. La torre quedó sumergida en el río, pudiéndose observar vestigios de ella en las inmediaciones del charco de las tenerías.

Ir a la barra de herramientas