Murallas

Originalmente las murallas rodeaban a la localidad, como se observa en el mapa de Francisco Coello elaborado en el Barco de Ávila en el siglo XIX,12​ y tenían un espesor de 1,70 m12​ y un total de tres puertas principales.13​ Las murallas, como se puede observar por sus restos, partían del castillo y rodeaban el viejo pueblo del Barco. El trazado actual es del siglo XII y se debe su edificación igual que las de ÁvilaSalamanca y Segovia a D. Ramón de Borgoña, marido de la primera señora de Valdecorneja. La planta de las mismas es pentagonal. Tenía dos puertas románicas, la del Campillo o de la Horcajada, actualmente derribada, y la de Piedrahíta o del Ahorcado, reconstruida; con arco de medio punto y torres avanzadas para su defensa.

Existían también dos puertas más: una enfrente de puente románico, la puerta del Puente, y la otra la puerta de la Villa denominada de la Ribera o de la Regadera. Poseía además tres postiguillos: el postiguillo del río casi enfrente de la Torre de la Iglesias, también denominado Postigo de la Gallareta, con escalera de bajada, y frente al Hospital el Postigo de la Regadera o del Hospital o del Batán y en la Calle del Río. La muralla dejaba paso a la Regadera de la Villa por un diminuto arco de herradura ya desaparecido. Tenía para su defensa varios cubos o torres avanzadas distribuidas a lo largo del trazado de la muralla.

La Puerta del Ahorcado

Una de las antiguas puertas de la muralla, también es conocida con el nombre de «Puerta de Ávila».13​ El nombre es debido a que según la tradición popular en esta puerta se ajustició por ahorcamiento a un alcaide de la localidad.13​ Confluencia del Cordel de Extremadura con la Calle del Pozo. Única puerta de la muralla que permanece en pie, posee un estilo románico, aunque fue reconstruida en el siglo XVI. También se denominaba Puerta de Piedrahíta, hasta que en el siglo XVI ocurrió el hecho que hizo cambiar su nombre.

Ir a la barra de herramientas