Ermita del Humilladero, Aldeanueva de Santa Cruz

La cabecera es la más antigua, construída de buena sillería en planta semicochavada que se cubre con un tramo de cañón y otro abocinado correspondiente al quiebro de los muros. Se abre por un arco de medio punto almohadillado que había de ser el frente del primitivo humilladero.
A este primer núcleo arquitectónico se añadió posteriormente una nave de mampostería y cubierta de par y nudillo, con estrellas de ocho crucetas en el almizate, que corta parcialmente las jambas almohadilladas del arco de la cabecera. En el muro izquierdo tiene tapiado un arco de medio punto de regular dovelaje que daba paso a una sacristía añadida posteriormente y hoy eliminada, y que sin duda es un arco trasladado de otro lugar.
Esta nave tenía fachada a los pies con una pequeña espadaña sobre el arco de la puerta, pero ahora queda oculta por un profundo atrio cubierto con tejado a dos aguas que la protege.
La cabecera fue hecha en el último tercio del S. XVI y posiblemente en el XVIII se prolongó con la nave. El atrio es un añadido de fecha indeterminada. Escultura
El Cristo del Humilladero, titular de la Ermita, es una imagen gótica, cuyo tipo pertenece al siglo XIV. Tiene torso liso vientre abultado, piernas cruzadas y manos bendiciendo. El paño de pureza es corto, plegado en V sobre los muslos y con el extremo colgado sobre la cadera izquierda. La fiesta
La fiesta del Cristo del Humilladero se celebra el 14 de septiembre desde tiempo inmemorial, siendo un día de auténtica devoción.
Los muchos romeros que siguen al Cristo en procesión tienen por costumbre exclamar ante la amada imagen:



Cristo del Humilladero
que fuiste desaparecido,
te llevaron a la iglesia
y volviste al espino.

Ir a la barra de herramientas