Casa del Reloj

Fue una antiquísima Casa Consistorial que se derribó en el siglo XVIII. Se alzó de nuevo con paredes de piedra labrada y mampostería de inconfundible traza castellana, Sobre el balcón que da al «Arvejo», se colocó el Reloj de la Villa y la torreta metálica que sostiene su campana. Actualmente está instalada la oficina de Turismo con antiguos sillones pertenecientes al Ayuntamiento.

En la planta superior, además de poder observar el mecanismo del reloj, se pueden contemplar distintas exposiciones. Desde la Plaza de las Acacias, dejando atrás la ermita de San Pedro y a la izquierda el hospital de San Miguel (hoy residencia para la tercera edad), se puede apreciar el conjunto de granito que forma la iglesia de la Asunción con su torre adyacente. A la derecha, el ábside, coronado por la espadaña – con campana – del «reloj suelto», rompe su estructura poligonal y presenta una pared lisa y recta que alberga la sacristía y la Sala Capitular, hoy museo de la parroquia.

Adentrándose en el atrio, de tiempos recientes, y se puede mirar el gran cubo de la torre. Fue construida en la misma época que las naves de la iglesia, en un claro estilo románico. En la fachada sur, se encuentra la puerta principal, un arco apuntado rodeado de dos contrafuertes, bajo una cornisa de modillones que podría evocar un resto de defensa militar. Ya dentro de la iglesia podemos apreciar su planta basilical, con las tres naves rematadas hacia oriente por los ábsides poligonales, sustentados por los contrafuertes exteriores e iluminados por varios ventanales ojivales. Cuenta con un grandioso retablo barroco de fines del siglo XVII, que se adapta a la forma poligonal del ábside. La capilla del Inquisidor, dentro de esta iglesia, se denomina así por un inquisidor de este pueblo que está enterrado en la misma.[cita requerida] También en esta capilla algunos enterramientos de la familia Sánchez-Ocaña.

Ir a la barra de herramientas